La Importancia de la Historia

La historia es lo que nos define como seres humanos, ¿Qué fuera del hombre sin su pasado? Tampoco podría tener futuro, y sería sólo un presente sin huellas ni premoniciones. Lo que le da al hombre su característica esencial es, entonces, su capacidad de perpetuar. Por eso, podemos decir sin temor a equivocarnos, que la historia es el hombre. Y que el hombre tiene importancia, proyección, futuro y permanencia pese a su transitoriedad individual, gracias a la historia.

Relato de la historia y el tiempo

El Viejo estaba sentado a la orilla del atardecer, pidiendo limosna y un poco de atención. Tenía telarañas en los ojos, polvo de los desiertos en las manos, sed de eternidades en los labios, hojas de almanaques infinitos pegadas en el cuerpo. Nadie lo ayudaba, ya que nadie se daba cuenta de su existencia.

De pronto aquel viejo, vio a una Damisela, ella parecía envejecidamente joven, o adolescentemente vieja, era difícil precisarlo. La Damisela era un ser hermosamente complejo, y cabían en sus ojos anaqueles iluminados y laberintos indescifrables. Llegó junto al Viejo, lo envolvió en los velos brillantes de su túnica.

 El Viejo era el tiempo, que nunca puede rehacer lo que perdimos. La Damisela era la historia, que lo abarca todo, la única que toma importancia al tiempo y que en su dimensión iluminada es un eterno presente.

Lo que nos cuenta la historia

La historia suena como la voz con que la abuela nos contaba cuentos de condenados y de fantasmas, cuando caía la oscuridad. Ahora la historia me cuenta lo que entonces nos contaba la abuela, mientras me arropa con los brazos de mi madre.

La Historia es la que me conduce de la mano a las calles doradas de Egipto, y sus construcciones piramidales de una arquitectura especial, la que me señala el rumbo de las termas y las plazas donde la gente se reúne para divertirse, descansar, conversar y edificar con palabras los recuerdos de épocas anteriores y de civilizaciones ya apagadas. O me impulsa a la Meseta de Mesopotamia, a la grandeza de Babilonia, a la batalla de las Termopilas, y al solemne silencio del templo de Júpiter.

Gracias a la historia, los griegos y los persas, otra vez luchan en las batallas Medicas, otra vez vuelvo a ver, Alejandro Magno contra Darío III y me entrega en sus formas quietas, todo el pasado de una ciudad y de una forma de vida, toda la dimensión de una tragedia que no pudimos presenciar, pero a cuyo desarrollo asistimos congelados de asombro.

De ese tiempo, donde Julio César era el más grande emperador, donde el Coliseo Romano estaba atestado por los leones que rugían junto a los gladiadores, viene en las páginas escritas por la historia el desarrollo de un imperio donde también se amó y se odió.

historia 2

La historia, presente, múltiple, incansable, sigue vigilando el tránsito del hombre, para que éste no haya pasado en vano.

Lic. ELIAS CALDAS, Juan Alejandro

Docente de la asignatura de historia, Colegios CLARET

Aquí te dejamos algunas preguntas, contéstalas y accede a un premio mensual y si eres estudiante podrás mejorar tu promedio en el curso del profesor Elías.

Shares